• 20 octubre, 2021 5:33 pm

Opinión: el diálogo con lo peor

ByRedacción FM Oeste

Oct 8, 2021

El presidente de la Nación, Alberto Fernández recibió al músico “L-Gante” en la Quinta de Olivos. El intérprete glorifica el uso de armas y la violencia contra la mujer en sus letras.

por Santiago Alonso

Esta es la imagen de la desesperación total y absoluta. Por cosas como esta desde el peronismo nos tenemos que bancar que los sectores más agorilados digan que el proyecto político que nos representa cobija a los delincuentes.

Aquí está el aval definitivo a toda la cultura lumpen y tumbera, la estética favelaria y desagradable que glorifica el robo a punta de pistola, el uso de faca y merca mal cortada. Todo esto apoyado por el gobierno que voté.

Capítulo aparte merece el trato que recibe la mujer en la estética de los videos de este “artista”, algo que el Ministerio de las Mujeres y el “Observatorio de las Buenas Costumbres y la Moral” prefirieron dejar pasar, mientras que hacían uso de los recursos del Estado para intimar a un canal de tv para que levante un ánime japonés.

Este muchacho en sus canciones se ufana de ir de caño y se anima a hacer el gesto del arma en mano con el Presidente de los argentinos, elaborando una mueca supuestamente cómica mientras que lejos de la comodidad que ofrecen la Casa Rosada y Quinta de Olivos los laburantes salimos todos los días con un profundo temor porque la inseguridad está imparable. Al mismo tiempo, en los videos se ve al cantante con distintas chicas bailando y moviendo los culos al ritmo del perreo, algo que tras la felicitacion del presidente, deja a la Ministra de Genero, Elizabeth Gomez Alcorta , prácticamente pintada al óleo.

No hay nada gracioso o festejable en ver madres que acompañan a sus hijas a la parada del colectivo para que no estén solas, familias que abren la puerta rápido para meter el coche como pueden para que no les aparezcan dos ladrones y les arrebaten la vida en una entradera, entre otros crímenes que tienen consecuencias traumáticas en el peor de los casos. En el mejor de los casos, abrazamos a los nuestros y lloramos con fuerza en el aeropuerto porque salen empujados de la propia Patria ante un sistema que no quiso, no supo o no pudo dar respuestas y que originó a muchachos como L-Gante.

En la década del 90 y parte de los 2000 en Estados Unidos, organismos vinculados a la política pusieron el grito en el cielo por algunas letras de Marilyn Manson y Limp Bizkit. Sectores relacionados con la iglesia católica expresaron pedidos abiertos de censura y eliminación de sus videos en la cadena MTV. ¿Y cuál es la diferencia entre unos y otros? Que no fueron recibidos por el Jefe de Estado de su país para ser “premiados” con un saludo oficial ni esta columna pide lo censura para el cantante.

El proyecto nacional también tiene que ser cultural en el mejor de los sentidos y con los mejores de los nuestros, donde obviamente están los humildes y los únicos privilegiados, que como dijo Perón, son los niños.

Pero no se puede ser tan perverso y reducir la representatividad de los sectores populares a este pibe, al arquetipo de facineroso y todo lo que declama en su “música”. La censura nunca es la respuesta, pero si debatir sobre lo que los medios nos ponen en frente. Sea Dragon Ball, L- Gante, esta radio o el programa que conduzco, este último infinitamente menos influyentes que todo lo antes mencionado.

La consigna es clara: revertir el catastrófico resultado para el Frente de Todos en la elección general. En ese marco, el presidente busca conectar con “el público joven”, una cosigna tan imprecisa como “la gente”.

Todas las decisiones en Casa Rosada son políticas y esta distinción (que se suma a la que tuvo lugar en Rosario, donde declararon a L-Gante – cuyo nombre es Elián Valenzuela – ciudadano distinguido) también lo es. El sopapo a la clase media y laburante es a mano abierta.

Nacen entonces las preguntas: ¿Por que no ponderar a los ganadores de las olimpíadas de matemáticas, a jovenes que hayan logrado ser trascendentes en el ámbito del deporte y la ciencia? ¿Por que no recibe a los pibes del barrio Carlos Gardel que están en la filarmónica de Morón? ¿Cuando van a nivelar para arriba en vez de premiar la promoción de lo brutal?

Es una falta de respeto a todos, salvo a sus seguidores que aplauden el delito y el éxito del delito, ese que en You Tube y el mundo real te vuelven una estrella.

Comentarios
error: ¡¡El contenido está protegido !!